¡Pequeña imperfección!

Mi foto
8 de Agosto. Típica. Tímida con los que no tengo confianza y loca con los conocidos. Soy extraña, un día me encontrarás dando saltos de alegría y otro viviré enfadada con el mundo. Odio los días en los que todo me sale mal y que mis padres no me dejen hacer lo que me dé la gana. Seguidora del Real Madrid y gran fan de Cristiano Ronaldo. No soy pesimista, soy optimista con experiencia. Tengo la manía de cuando despierto sin acabar un sueño seguir durmiendo para acabarlo. No sé si el mundo está del revés o soy yo que está boca abajo. No me arrepiento de nada, porque fue en algún momento lo que sentí. Tengo 7 personas a las que le debo mi vida. Soy fan de dormir. Me gustan los libros de Federico Moccia. Fan de 'El diario de Noa'. Mi lista de sueños llega hasta el cielo. Dándole la vuelta a la almohada para ponerla por el lado frío desde 1998. Dejarse llevar suena demasiado bien. Mi color favorito es el azul y mi número el 7. Admiro a la gente que vive conmigo mi día a día, por tener que aguantarme. Pull and Bear. Fiesta. Las apariencias engañan.Vaga. Vaga. Muy vaga. El tiempo corre y yo solo ando. Pero a pesar de todo si volviera a vivir y tuviera que elegir una vida, elegiría esta.

Unión de soñadores

martes, 30 de agosto de 2011

;Tan simple

Hay varios tipos de lejanía. Una surge cuando notas, que se crean barreras insalvables entre tú y otra persona. Cuando se pierde la complicidad y dejan de ser interesantes los motivos que os unían. En este caso, no pasa nada. Fue algo que te acompañó durante un tiempo, después acabó. Conservas sólo buenos recuerdos de esa relación, sabiendo –tal vez con un poco de melancolía- que nunca volverás a recuperar lo perdido. Otra lejanía, es la dolorosa. Es poner distancia antes que alejar. Tal vez, porque tan sólo su presencia, nos impide echar el vuelo para continuar nuestra vida. Es la distancia que aleja a la persona definitivamente de nosotros porque el fin que los dos buscamos, es diferente. A veces también se da la lejanía, cuando no se cuida una relación. Cuando la desidia ocupa el lugar de los detalles, y nunca hay tiempo para nada. Entonces todo se enfría, y ya nada es lo que era. Una sonrisa... ya no provoca las nuestras; ya no apetece abrazar... y no se siente ni frío ni calor. La persona estando presente, causa la misma sensación que cuando está ausente. Sin embargo, a pesar de todo esto... creo que no... Creo que aunque la lejanía deje de devorar cuando se acepta, nunca desembocará en las aguas del olvido. Porque no se puede olvidar una relación, que ha sido siempre de un “te quiero” contenido...

5 comentarios:

Anita dijo...

Me ha encantado la entrada,muy bonita.
Besos.
=D

odreiuqzi yllas dijo...

me he emocionado un poco al leerla,porque pensaba en alguien mientras lo hacía :$ me ha encantado y tu blog también..te sigo,vale? pasate por mi blog,besos(L)

LuNa dijo...

Me conmovió mucho ésta publicación, hace un tiempo decidí tomar distancia de una persona, creo que la que más amé en toda mi vida, por el bien de los dos, porque yo necesitaba creer que podía volver a empezar y porque él debía continuar y yo le hacía más pesada la carga =S...

alekksyah dijo...

Te sigo, sígueme tu a mi también por favor;$

ÁN. dijo...

Oi, sabía que esta publicación conmovería a algunas personas con grandes sentimientos(: